Medición de pH en Shampoo

El concepto de shampoo ha existido desde la época de las primeras civilizaciones. Con la adaptación y el desarrollo a través de los siglos, la limpieza del cabello ha cambiado dramáticamente. Al principio se utilizaba una mezcla de aceites, hierbas y perfumes simplemente para refrescar el cabello, conforme se entendió la importancia de la higiene, se adicionó jabón para limpiar el cabello. A medida que la ciencia de la limpieza del cabello avanzó, las fábricas comenzaron a sintetizar aditivos químicos para utilizarlos en los shampoos como fragancias, colorantes o para producir espuma.

Actualmente, existen shampoos para distintos tipos de cabello, así como shampoos para lograr diferentes resultados, por ejemplo, para reducir la caspa. El pH de un shampoo depende tanto de los productos sintéticos como de los naturales que se utilizan en su elaboración, este altera el pH natural de la piel y el cabello, los cuales deben oscilar idealmente entre pH 3, pH5, pH 4 y pH 5 respectivamente, con esto se afecta también su composición física y química.

El cuero cabelludo del ser humano contiene glándulas sebáceas que secretan sebo, una sustancia semilíquida compuesta de glicéridos, ceras y ácidos grasos. La cubierta de sebo de la capa más externa del cabello, llamada cutícula, evita la pérdida de agua, la presencia del sebo ayuda a mantener el cabello suave y flexible, previene el crecimiento de bacterias y la aparición de infecciones en el cuero cabelludo causadas por hongos. Sin embargo, debido a su composición química, atrae suciedad.

El shampoo se compone principalmente de agentes limpiadores, como detergentes, que remueven la suciedad y el exceso de sebo dejando una capa fina de este en el cuero cabelludo. Una molécula de detergente se compone de una parte polar y una parte no polar, lo que permite: por un lado, remover del cabello y del cuero cabelludo la grasa y el aceite por medio de la porción no polar, y por el otro, permite lavarlos con agua por medio de la porción polar. Al reaccionar con el agua, las moléculas de detergente tienden a producir soluciones alcalinas.

El cabello se compone de largas cadenas paralelas de aminoácidos que se conectan por medio de puentes de hidrógeno y por sales que unen a grupos ácidos y básicos. Los ambientes demasiado alcalinos o ácidos pueden afectar, e incluso romper, estos enlaces. A pH entre 1 y 2 los puentes de hidrógeno y los puentes de sal se rompen, en ambientes ligeramente alcalinos, cercanos a 8.5, se rompen algunos enlaces disulfuro, si el cabello se lava repetidamente a este pH los enlaces disulfuro continúan rompiéndose hasta que se produce orzuela en el cabello, a pH cercano a 12, los tres tipos de enlace se rompen y el cabello se disuelve. El shampoo debe tener idealmente un pH balanceado, es decir, debe tener un pH similar al del cabello o que no cause ningún efecto negativo en el cuero cabelludo ni en el cabello. Algunas compañías producen sahmpoos con pH balanceado, ya sea con componentes naturales o sintéticos.

Aplicación
Para realizar pruebas de pH en shampoo Hanna Instruments recomienda el electrodo de pH con punta cónica y conector BNC HI1053B, este electrodo está diseñado especialmente para utilizarse con muestras como grasas y cremas, agua de alta pureza, agua potable, soluciones de baja conductividad o emulsiones. Cuenta con una unión de referencia de triple cerámica que responde rápidamente en muestras viscosas por su alta tasa de flujo, la cual es de 40 a 50 µL/hr. Su conector universal BNC permite que sea compatible con la mayoría de los medidores de pH de Hanna Instruments, así como con otras marcas existentes. Se recomienda utilizar la solución de limpieza adecuada para el tipo de muestras para limpiar el electrodo y mantenerlo en óptimas condiciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

<script>